İnsan Hakları Araştırma ve Uygulama Merkezi | Ölüm Cezasına Karşı Uluslararası Komisyon Toplantısı
İnsan Hakları Araştırma ve Uygulama Merkezi

Ölüm Cezasına Karşı Uluslararası Komisyon Toplantısı

Paylaş

El Rey recibe a los participantes en la Asamblea de la Comisión Internacional contra la Pena de Muerte

MADRID, 28 May. (EUROPA PRESS) -

El Rey Felipe VI ha recibido este lunes en audiencia a los comisarios participantes en la tercera Asamblea Anual de la Comisión Internacional contra la Pena de Muerte (CIPM), creada como resultado de una iniciativa española para reforzar la tendencia mundial hacia la abolición de esta pena.

 

Según ha informado la Casa del Rey, han acudido al palacio de la Zarzuela la presidenta de la esta comisión, Navanethem Pillay (Sudáfrica); los vicepresidentes Ruth Antoinette Dreifuss (Suiza) e Ibrahim Najjar (Líbano); y los comisarios Hanne Sophie Greve (Noruega), Ioanna Kuçuradi (Turquía), Ivan Simonovic (Croacia), Gloria Macapagal-Arroyo (Filipinas), Marc Joseph M. Bossuyt (Bélgica) y Tsakhia Elbegdorj (Mongolia).

 

Por parte del secretariado de la CIPM acudieron la directora ejecutiva, Asunta Vivó Cavaller, (España) y el director Político, Rajiv Chittazhi Narayan, (Reino Unido), acompañados por el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Ildefonso Castro y el embajador en misión especial para Derechos Humanos, Democracia y Estado de Derecho, Pablo Ruiz-Jarabo Quemada.

 

La Comisión Internacional contra la Pena de Muerte (CIPM) fue creada el 7 de octubre de 2010 en Madrid con el fin de promover y apoyar toda acción cuyo objetivo sea la obtención de la abolición universal de la pena de muerte.

 

La CIPM está compuesta por personalidades de prestigio internacional en materia de derechos humanos que trabajan para conseguir la abolición de la pena de muerte o el establecimiento de moratorias como paso hacia la prohibición total.

Además, intervienen en casos específicos, en particular cuando la imposición de la pena capital esté prohibida por el Derecho internacional, como en el caso de los menores de edad, mujeres embarazadas, enfermos mentales, o donde las garantías internacionales en materia de pena de muerte sean violadas.